Share

Artículo: Motoviajero, Vive Tu Sueño.

No cabe duda que los grandes amantes a las motos nacen desde pequeños y a otros se les puede inculcar esta pasión aprovechando su etapa de niñez, pues es allí donde aún pueden sentir un mayor interés por las motos al enfrentar a nuestro primer gran reto que es, el de lograr el dominio de la bicicleta, el cual nos permitirá aprender más rápido, conducir un vehículo de dos ruedas. Además podremos desarrollar nuestras habilidades, así como también nos permitirá aprender de nuestros errores de conducción que harán que no lo cometamos cuando ya estemos montados sobre una motocicleta.

A lo largo de la historia el hombre siempre se ha caracterizado por las ganas de conocer nuevos territorios mayormente motivados por ese espíritu aventurero lo que ha dado paso en esta época al nacimiento de los Motoviajeros y que habría que diferenciarlos de los motochileros que son aquellos que emprenden un viaje sin ponerse un destino específico y tiempo de viaje, el cual no comparto esa manera de viajar porque en lugar de vivir el sueño de conocer el mundo, nuevos amigos, entre otras cosas, ese viaje se puede convertir en una pesadilla por falta de una buena planificación de la ruta. Sin embargo, el motoviajero si planifica su viaje, su itinerario específico y está informado de la ruta y del destino final trazado como meta. Para convertirse en motoviajero no necesita tener una moto de alta cilindrada pues para recorrer distancias de corta, mediana o largo trayecto, lo primero que se requiere es estar preparado emocionalmente y desde luego, la motocicleta tiene que estar en perfectas condiciones.

Adicionalmente se requiere también adaptar a la moto con algunos implementos adicionales como luces exploradoras, maleteros, conectores de voltaje, entre otros objetos que hacen que el viaje sea mucho más confiable y confortable. El piloto también tiene que contar con todos los implementos e indumentaria de seguridad como casco homologado, guantes, rodilleras, pantalón y casaca con protecciones que nos permitirán estar protegidos de cualquier caída que pudiéramos sufrir. La indumentaria se escogerá de acuerdo al destino elegido, es por eso que es muy necesario contar, con días previos, con una hoja de ruta donde uno pueda contrastar y validar con compañeros o amigos que ya hayan hecho ese recorrido pues nos evitaremos cualquier contra tiempo o dolor de cabeza por falta de previsión. Desde mi experiencia personal, dentro de nuestro equipaje nunca debe faltar la bolsa de herramientas que contenga tres o cuatro llaves fijas de las medidas más usadas, como son llaves Allen, pico de pato, saca bujías, desarmadores (estrella y plano), alicate, cinta aislante, precintos (abrazaderas), un metro de manguera (para traspaso de gasolina), alambre de amarra, linterna (puede ser tipo bincha, kit de reparación para neumáticos y compresora de aire o inflador. Los motoviajeros que emprendemos nuevas aventuras sabemos que no contaremos con una carrocería ni neumático de auxilio. Esa es la primera aventura a la que nos enfrentamos, después viene la ruta, la adrenalina, los cambios de clima y las sensaciones que nos genera formar parte del paisaje hacen que éste peregrinaje se rencuentre con uno mismo y conforme avanzan los kilómetros vayamos ganando confianza, cuando la ruta lo realizamos de manera individual y cuando realizamos en grupo, cada uno va inmerso en su propio mundo entre su máquina y el camino. En nuestra macro región norte existen diferentes atractivos turísticos como las ruinas de Markahuamachuco, Baños del Inca, Bosque de Pomac, Chavín de Huantar, Kuelap, etc., destinos que sirven para que el motoviajero pueda lograr una experiencia única de conocer nuestros atractivos turísticos de una manera diferente y acumular kilómetros de experiencia de manejo en rutas de costa, sierra y selva para que posteriormente, pueda emprender la búsqueda de nuevos destinos fuera de nuestro país. Conforme transcurre el tiempo en que uno lleva viajando, el lugar de destino para el motoviajero podríamos decir que queda en un segundo plano y lo que se convierte en lo más importante es vivir la sensación de libertad que nos brinda nuestra motocicleta, deleitarnos con el rugido del motor pues nos da muchas emociones y al final de nuestro recorrido rencontrarnos con nuestros hermanos de asfalto para pasar gratos momentos de confraternidad, intercambiando experiencias y anécdotas de ruta, convirtiéndose así en los principales motivos para emprender un nuevo viaje.

En nuestro país poco a poco los eventos de integración de los Motoviajeros como los encuentros nacionales de clubes Pulsar y los moto encuentros del norte y del sur vienen ganando cada vez mucho más adeptos y han comenzado a masificarse; pues un motoviajero se caracteriza no sólo por su espíritu aventurero, sino también por su esencia solidaria, jamás abandonamos a un compañero en la ruta; por eso es que debe lograrse esa hermandad, más allá del tipo de moto y cilindrada porque todos compartimos la misma pasión. Finalmente tenemos que decir que un motoviajero siempre tiene que presupuestar costos de combustible, alimentación, hospedaje y otros gastos propios del viaje que permitan hacer frente a cualquier contingencia que pueda ocurrir como enfrentar los problemas mecánicos o de salud pues se trata de vivir un sueño y no de vivir momentos de angustia. Larga vida para todos y muchos kilómetros de buenas rutas.